Saltear al contenido principal
(0212) 286 4698 | 286 9356 | 286 7850 INFO@DELIMACORREDORES.COM
Fibromialgia Y Ejercicio Físico

Fibromialgia y ejercicio físico

¿Fibromialgia? En De Lima Corredores de Seguros te traemos estos consejos al momento de mezclar esta condición con el ejercicio físico.

El síntoma predominante que define la fibromialgia es el dolor generalizado, mal definido, continuo, no relacionado con la actividad y sin una lesión orgánica que se pueda evidenciar. Este dolor se acompaña de multitud de otros síntomas destacando dos por su frecuencia y su interferencia en la vida y salud del paciente: la alteración del sueño y el cansancio que no se correlaciona con la actividad realizada.

Parece fácil asociar estos síntomas. Si duele incluso de noche es lógico que interfiera el sueño y te sientas por la mañana mucho más cansado. Y por otro lado, si tienes insomnio y te despiertas frecuentemente de noche es normal que por la mañana te levantes fatigado y la musculatura se resienta al realizar cualquier actividad.

Ya hace unas décadas, hacia los años 70, Moldosky, investigando el sueño, detectó que los enfermos con fibromialgia tenían alteraciones en la fase REM (fase de sueño profundo) como si durmiesen superficialmente. Experimentó con personas sanas interrumpiéndoles cuando entraban en sueño profundo durante unos días y concluyó que prácticamente todos las personas del ensayo presentaron síntomas de fibromialgia. También estudió lo mismo en deportistas (en corredores de élite) y ninguno de ellos presentó dolor ni fatiga. Con esto demostraba la importancia que tiene el sueño y el ejercicio físico en los pacientes fibromiálgicos.

Muchos individuos con fibromialgia son sedentarios y sus niveles de capacidad cardiorrespiratoria están en niveles inferiores a la media. El dolor, la fatiga y la depresión también contribuyen a llevar un tipo de vida sedentario y por consiguiente a tener poca capacidad física. Es difícil aconsejar y convencer a una persona que se siente terriblemente cansada que debe hacer ejercicio físico, parece un absurdo, pero es fundamental para su cuerpo y para su estado anímico. A continuación veremos con más detalle el porqué.

fibromialgia

En cuanto al tipo de ejercicios recomendados o aconsejables para personas con fibromialgia, se han estudiado diversos programas de ejercicios aeróbicos tanto en tierra como en agua, de fuerza, de elasticidad, flexibilidad, combinaciones de estos y recientemente ejercicios de movimiento como el chi kung, taichi y yoga. Por ejemplo:

  • Realizar tres veces por semana Pilates mejora de forma considerable el dolor y el impacto funcional.
  • Practicar dos veces por semana la marcha nórdica, que aumenta la capacidad funcional sin modificar el nivel de dolor.
  • Caminar beneficia a las personas que sufren fibromialgia, según confirmó un estudio con casi 1000 pacientes realizado por investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y la Universidad Miguel Hernández, aunque requieren de un apoyo motivacional para ello.
  • La natación también puede ser una buena opción para las personas con fibromialgia, ya que un estudio de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp) demostró que nadar es tan eficaz como las caminatas para reducir el dolor y mejorar la calidad de vida de los pacientes.
  • Sesiones de bicicleta estática mejoran la respuesta inflamatoria de los pacientes con fibromialgia, según revelaron desde la Universidad de Extremadura (Uex). Para ello recomiendan realizarlas a intensidad moderada durante alrededor de 45 minutos.
  • Hacer taichí podría ayudar a aliviar los síntomas físicos y psíquicos de los pacientes con fibromialgia, según concluyó una investigación publicada en The BMJ sobre los efectos de este ejercicio de bajo impacto.
  • La biodanza puede reducir hasta un 16% el dolor asociado a la enfermedad tras cada sesión, según descubrieron un grupo de investigadores de la Universidad de Granada (UGR) y la Universidad de Cádiz (UCA). Se trata de una terapia experimental que combina música, movimiento y expresión emocional.

Controlar la intensidad, clave en el ejercicio para la fibromialgia

El gran problema es el mantenimiento de esta mejoría, ya que la adherencia al ejercicio en los pacientes con fibromialgia es relativamente baja por creer que después del ejercicio se encuentran más doloridos y cansados. De ahí la importancia de controlar el nivel de intensidad de la actividad física realizada.

Según una revisión Cochrane de las investigaciones al respecto, el entrenamiento con ejercicios de resistencia de dos a tres veces por semana y durante doce semanas puede ayudar a reducir de manera importante el dolor, los puntos más sensibles e incluso la depresión, lo que en general se traduce en una mejora visible del bienestar general.

Por otra parte, la intensidad del entrenamiento con ejercicios aeróbicos también tiene efectos beneficiosos y reduce el dolor, pero debe incrementarse paulataminamente hasta llegar a un nivel normal o moderado.

Si al realizar los ejercicios, los pacientes fibromiálgicos perciben un empeoramiento de los síntomas, deben rebajar la intensidad hasta que éstos se aminoren. Este tipo de ejercicios se deben realizar durante al menos 20 minutos una vez al día.

Para más artículos de salud y bienestar, no dudes en visitar nuestro blog.

Fuente: www.webconsultas.com

WhatsApp chat